Archivo de la categoría: Uncategorized

Aprobación

Fábula de El padre, el hijo y el burro.

Un padre y su hijo salen por la mañana acompañados de su inseparable asno a cumplir con las faenas de todos los
días en el campo. Al salir del pueblo, el hijo se monta en el burro y alguien los ve y hace el siguiente comentario:
– ¡Ay que ver! Qué poca consideración del niño, tan joven, montado en el burro y el padre andando.
El padre lo oye y le dice al niño:
– Mira niño, bájate tú y me subiré yo.
Se baja el niño del burro y se sube el padre. Un poco más adelante, otra persona los ve y comenta lo siguiente:
– Desde luego, qué poca consideración de ese hombre, él montado en el burro y el pobre niño andando.
A esto el padre le dice al niño:
– ¡Anda niño! Súbete tu también el burro.
Poco después, otra persona que estaba junto al camino comenta:
– Qué poco respeto le tienen al pobre animal. Los dos subidos en él, que va el animalito que no puede tirar.
Igualmente el padre oye el comentario y dice:
– Mira niño, vamos a apearnos los dos e iremos andando.
Seguidamente los ve alguien y su comentario fue el siguiente:
– ¡Serán tontos! Mira que ir los dos andando y el burro de vacío.

«Haga lo que haga, no le va a agradar a todo el mundo».

Pedro Luis Sánchez Ortega

soy del 7%

https://blog.pedrosanchez-net.es/wp-content/uploads/2020/11/soy-del-7-.mp4

Yo estoy en el 7% que compartió el vídeo y sus mensajes.

Regina Brett, 90 años, del «The Plain Dealer»

No todos llegan a los 90 años para poder hacer estas reflexiones.

Aprovechemos el regalo que nos hace la sra. Brett con sus lecciones.
Escrito por Regina Brett, 90 años, de «The Plain Dealer», Cleveland, Ohio.
(«Para celebrar la llegada a mi edad avanzada escribí unas lecciones que me ha enseñado la vida.»)

  • La vida no es justa, pero aún así es buena.
  • La vida es demasiado corta para perder el tiempo lamentándose.
  • Tu trabajo no te cuidará cuando estés enfermo. Tus amigos y familia sí. Mantente en contacto.
  • No tienes que ganar cada discusión. Debes estar de acuerdo en no estar de acuerdo.
  • Llora con alguien. Alivia más que llorar solo.
  • Cuando se trata de chocolate, la resistencia es inútil.
  • Haz las paces con tu pasado para que no arruine el presente.
  • No compares tu vida con la de otros. No tienes ni idea de cómo es su travesía.
  • Si una relación tiene que ser secreta, mejor no tenerla.
  • Respira profundamente. Eso calma la mente.
  • Elimina todo lo que no sea útil, hermoso o alegre.
  • Nunca es demasiado tarde para tener una niñez feliz. Pero la segunda sólo depende de ti.
  • Cuando se trata de perseguir aquello que amas en la vida, no aceptes un «no» por respuesta.
  • Enciende las velas, utiliza las sábanas bonitas, ponte la lencería cara. No la guardes para una ocasión especial. Hoy es ese día especial.
  • Sé excéntrico ahora. No esperes a ser viejo.
  • El órgano sexual más importante es el cerebro.
  • Nadie es responsable de tu felicidad, sólo tú.
  • Enmarca todo supuesto «desastre» con estas palabras: «En cinco años, ¿esto importará?»
  • Perdónales todo a todos.
  • No te incumbe lo que las otras personas piensen de ti. Ni te preocupes por eso.
  • El tiempo sana casi todo.
  • Por más buena o mala que sea una situación,……….. algún día cambiará!!!!!.
  • No te tomes nada tan en serio.
  • No cuestiones la vida. Sólo vívela y aprovéchala al máximo hoy.
  • Llegar a viejo es mejor que la alternativa… «morir joven».
  • Todo lo que verdaderamente importa al final es que hayas amado.
  • Sal todos los días. Los milagros están esperando en todas partes.
  • Si juntáramos nuestros problemas y viéramos los montones de los demás, querríamos los nuestros.
  • La envidia es una pérdida de tiempo. Tú ya tienes todo lo que necesitas.
  • Lo mejor está aún por llegar………….fe y adelante.
  • No importa cómo te sientas… arréglate y preséntate.
  • Cede.
  • La vida no está envuelta con un lazo, pero sigue siendo un regalo.

Se estima que el 93% de las personas no reenviarán esto. Si eres uno de los 7% que lo hará, reenvíalo o compártelo con el título: «Yo estoy en el 7%».

productividad

Aprender de los mejores

Nunca ha sido tan fácil perder el tiempo con las distracciones, y las distracciones son el asesino de la productividad.

Francisco Alcaide

cincuenta reflexiones sobre ello:

1.   El tiempo no se puede gestionar; el tiempo simplemente transcurre. 

2.   Lo único que podemos gestionar es nuestra atención (foco).

3.   La productividad es una cuestión de concentración (foco) y de mantener esa concentración en el tiempo.

4.   Siempre hay más cosas por hacer que tiempo disponible.

5.   Productividad no es hacer muchas cosas sino dejar de hacer todo lo que no debería hacerse.

6.   Productividad es eliminar todo lo irrelevante.

7.   El éxito está en qué no hacer.

8.   No tenemos tiempo de hacer nuestro trabajo, por culpa de todo el trabajo que tenemos que hacer.

9.   La gente satura sus agendas para tener la sensación de ser importantes.

10.   Si tu día no tiene suficientes horas es que hay algo que estás haciendo mal.

11.   Decidir es descartar. Ser excelente es descartar muchas cosas.

12.   Cada hora que pasa ya no vuelve, o se aprovecha o se desaprovecha.

13.   El tiempo es más valioso que el dinero; siempre puedes conseguir más dinero, pero nunca puedes conseguir más tiempo.

14.   Lo que no está en la agenda no se hace.

15.   No existe falta de tiempo, existen falta de prioridades.

16.   Cuando alguien te dice que no tiene tiempo, en realidad lo que te está diciendo es que no le importa demasiado.

17.   El tiempo se pierde porque hay mucho.

18.   Céntrate en lo que estás haciendo y en una sola cosa cada vez.

19.   Las urgencias de los demás no son tus prioridades.

20.   Estar accesible no significa estar disponible.

21.   Para ser productivo hay que aprender a decir ‘no’ y hacerlo con asiduidad.

22.   La asertividad es crítica para la productividad personal.

23.   No permitas que tu boca te llene de trabajo.

24.   Aprender a ser asertivo se ha vuelto una competencia primordial.

25.   La asertividad está diseñada para defendernos inteligentemente de los demás.

26.   La asertividad no es otra cosa que expresar aquello que sentimos sin sentirnos culpables con nosotros mismos ni herir a los demás.

27.   La multitarea es el gran enemigo de la productividad.

28.   «En un océano de distracciones quien sabe estar atento triunfa». Daniel Goleman.

29.   Hacer algo ‘no importante’ muy bien no lo convierte en ‘importante’.

30.   Dedicar mucho tiempo a algo tampoco lo convierte en importante.

31.   No olvides la Ley de Parkinson: acorta el tiempo de trabajo para limitar tus tareas a las importantes.

32.   No olvides la Ley de Pareto 80/20: limita tus tareas a lo importante (aporta valor). 

33.   Poner en práctica el hábito de pensar es esencial para que nuestras acciones sean productivas.

34.   El exceso de acción siempre conlleva el defecto de reflexión y por tanto de productividad.

35.   Hacer, hacer, hacer… es improductivo a todas luces.

36.   Para ganar velocidad es necesario frenar.

37.   Un cerebro a pleno rendimiento es un cerebro que descansa.

38.   Rápido es rápido; rápido no es mejor.

39.   Hacer más no es hacer mejor.

40.   Los grandes éxitos son el resultado de las pequeñas victorias.

41.   “Estar ocupado suele ser una excusa para evitar unas pocas acciones incómodas que son las que de verdad importan”. Tim Ferriss.

42.   «La diferencia entre las personas ‘exitosas’ y el resto, es que las personas de éxito dicen no a casi todo». Warren Buffett.

43.   Concéntrate en ser productivo, no en estar ocupado.

44.   Hacemos mucho y mal.

45.   Hacer menos no es vaguería, es inteligencia.

46.   Delegar no es una opción, es una necesidad si quieres llegar lejos.

47.   Cuando pides ayuda, tu poder se multiplica.

48.   Nadie sólo ha llegado demasiado lejos. Todos necesitamos ‘personas-palanca’, que te apoyan a nivel emocional, económico, logístico, cognitivo o de otro tipo.

49.   «Lo más importante en la vida es saber distinguir entre una oportunidad que merece ser aprovechada y una tentación que debe ser resistida». Jonathan Sacks.

50.   «La falta de dirección, no la falta de tiempo, es el problema. Todos tenemos veinticuatro horas». Zig Ziglar.