Archivo de la categoría: documento

Ocio

BOSWELL: Cuando no hacemos nada, nos aburrimos.
JOHNSON: Eso sucede, señor, porque como los demás están ocupados, nos falta la compañía; si ninguno hiciera nada, no nos aburriríamos; nos divertiríamos los unos a los otros.
En esos tiempos en que todos estamos obligados bajo pena de lesa respetabilidad a entrar en alguna profesión lucrativa y a trabajar en ella con entusiasmo, un grito del partido opuesto, el de los que se contentan con tener lo suficiente, con mirar a su alrededor y gozar mientras tanto, puede sonar un poco a bravata o fanfarronería. Sin embargo no debería ser así.

Apología del ocio de Robert Louis Stevenson
Conocido como Robert L. Stevenson o R. L. Stevenson, Robert Louis Balfour Stevenson (Edimburgo, Escocia, 13 de noviembre de 1850-Vailima, cerca de Apia, Samoa, 3 de diciembre de 1894)

Se acabaron las espinacas

… Y otros delitos de computadoras

El espectacular desarrollo de la informática brinda a los escritores un campo tan nuevo como atractivo para ejercer sus facultades imaginativas. La relación entre el hombre y la máquina es narrada por los colaboradores de este volumen desde perspectivas originales, que van desde los ordenadores dotados de voluntad propia a su utilización para la comisión de crímenes.
El libro reúne diez relatos de auténticos maestros del suspense, la intriga y la ciencia ficción prologados por Isaac Asimov, autor asimismo de la selección (junto con Martin Greenberg y Charles G. Waugh) y de una de las narraciones incluidas en este libro.

Postmortem

Normalmente al finalizar un proyecto aconsejo no olvidar la celebración cómo una de las fases de cierre de cualquier proyecto. En algunas ocasiones recuerdo haber estado tan pendiente de empezar el siguiente desafío que no valoraba esta parte del proyecto y me he dado cuenta que es una parte imprescindible para el equipo humano, porque al final los proyectos los llevamos a cabo las personas y necesitamos recordar los triunfos para afrontar también las derrotas.

Es sencillo y satisfactorio en la mayoría de los casos, pero que ocurre si el devenir del proyecto a finalizado en FALLO-grave o ERROR-severo y lo recomendable es abandonar el objetivo (al menos en este momento). La experiencia me ha llevado a obcecarme en una labor sin darme cuenta que cuanto más invertía (esfuerzo y tiempo) mayor eran las pérdidas. Técnicamente ese sesgo se llama ‘coste hundido’ y pensamos que como llevamos mucho invertido no podemos dejarlo y quedamos en un círculo vicioso.

Para retomar el camino del círculo virtuoso es necesario sacar aprendizajes de nuestros errores y también existen herramientas en el campo de la producción.

¿Qué es y como se hace el análisis-postmortem de un proyecto?

OpenWebinars https://openwebinars.net/blog/que-es-y-como-se-hace-un-post-mortem/

Mi abuelo me resumía con refranes algunas cosas y en mi familia también me lo han recordado en algunas ocasiones.

A burro muerto, cebada al rabo.

inutilidad – oportunidad

¿Pero, has pensado en alguna ocasión comenzar un proyecto con una técnica pre-mortem? Básicamente es empezar pensando que es lo que puede hacer que el proyecto fracase, para tenerlo en cuenta esperando que esto no ocurra nunca, o solo por verdaderos aspectos impredecibles. Si se llega a alguna de las situaciones de cierre de proyecto incluso se pueden anticipar medidas, que aunque en ese momento sean descabelladas (por costes o recursos) puedan ser la única solución llegado el momento. Alguien realmente contaba con una pandemia… y había considerado qué hacer en ese caso, escribiéndolo en la planificación del proyecto? Eso no era una contingencia previsible en las circunstancias de hace un par de años… Quizás ‘el décimo hombre’ …

+ Postmortem memory of public figures in news and social media https://www.pnas.org/content/118/38/e2106152118

Projecto zero by google https://googleprojectzero.blogspot.com/2021/12/this-shouldnt-have-happened.html#comment-form

ver en linkedin: https://www.linkedin.com/pulse/postmortem-pedro-s%25C3%25A1nchez-ortega/

ENTREGABLE Documento postmortem:

ENTREGABLE = Documento postmortem: secciones

  •  1.-Análisis secuencial: línea temporal del desarrollo del proyecto, haciendo especialmente hincapié en los momentos críticos en los que se desencadena el resultado final
  •  2.- Análisis causa/efecto: cuales fueron los principales efectos que tenían causa conocida y que llevaron a la situación de cierre de proyecto.
  •  3.- Acciones posibles: aunque en este momento salgan del alcance previsto inicialmente SI es posible el relanzamiento del proyecto en un futuro que sería necesario realizar, y de quién depende la decisión.
  •  4.- Acciones seleccionadas Descripción de qué acciones y con que orden de ejecuación deben ser tomadas las decisiones. Pueden ser simplemente cierre del documento postmortem y archivo.
  •  5.- Lecciones aprendidas Principales aprendizajes para aplicar en próximos proyectos del equipo. Siempre debería de ser un resumen con moraleja.

El águila

Meditación azteca: «Cuauhtli«

Concentra toda tu atención y energía en el centro de tu ser.
Dirige tu fuerza y entusiasmo hacia el centro de ti mismo.
Allí en lo profundo de tu persona, vas a ver un águila.
Ahora mismo la ves posada en la rama más alta de un enorme árbol, o tal vez esté en la orilla de un elevado risco.
Respira tranquila, suave, pausada y reposadamente.
Con sus hermosos ojos y su aguda vista recorre relajada el panorama. No se desespera.
Con gran facilidad, emprende el vuelo, y con la fuerza de sus alas se eleva hasta grandes alturas.
Allí arriba vuela en círculo y, para ahorrar energía, se deja llevar por la fuerza del viento, planeando, flotando, surcando el aire con elegancia y suavidad.
En ese momento detecta un movimiento allá abajo, a lo lejos.
Tal vez un conejo, tal vez una ardilla, sea lo que fuere es alimento.
Súbitamente repliega sus alas y se deja caer en picado, a gran velocidad; va directamente hacia su presa.
Poco antes de tocar el suelo, despliega sus alas para volar lentamente y apresta sus fuertes garras.
Pero el conejo la ha detectado y huye muy rápido a esconderse en su madriguera.
El ataque se ha frustrado. El águila, entonces, mueve sus alas a gran velocidad y vuelve a elevarse.
El ave es poderosa, fuerte y ágil, no se detiene a lamentarse de su fracaso, no se enoja consigo misma, no se decepciona ni se retira a afligirse por haber fallado.
Vuelve a volar en círculos, paciente, reposada y pausadamente al tiempo que ve desde lo alto el panorama, hasta que se dé otra oportunidad.
Y lo hará una y otra vez, incansable, hasta que consiga su objetivo.


En este momento conviértete en ese águila, siente la fuerza dentro de ti.
Obsérvate a ti mismo mirando desde lo alto, posado en tu base firme.

Recuerda cómo lo haces en tu trabajo, en tu casa o en cualquier situación de tu vida.
Ahora recuerda las ocasiones en las que has estado volando en círculos, pensando, reflexionando, decidiendo y esperando a que se presentara la oportunidad que habías deseado.
Vas a recordar cómo te has lanzado con toda tu energía, tu determinación y tu fuerza hacia el objetivo elegido. Y recuerda también cuántas veces has fallado en el intento.
¿Recuerdas qué hiciste entonces?
¿Te recriminaste por tu error de cálculo?
¿Te insultaste a tí mismo por fallar?
¿Te sentiste decepcionado?


Date cuenta, en este momento, de que eres un águila, de que tienes fuerza, visión, capacidad de planear y capacidad de acción.
Particularmente, recuerda que sabes reponerte de un error de cálculo. Que siempre tendrás fuerzas en tus alas para remontar el vuelo y regresar a la contemplación y volver a planear. Que tienes la paciencia y la calma necesaria para intentarlo una y otra vez, sin desanimarte ni frustrarte. Que tú nuevo ataque será mejor que el anterior y que siempre lo has hecho, has logrado tu objetivo.


Ahora que te has dado cuenta, ¿qué harás de ahora en adelante?

¿Contratarías a Stephen Hawking?

Publicado en el BLOG del la Unidad de Cultura Cientifica de la Uniersidad de Burgos el 20 de junio de 2021

Autor: Pedro Sánchez Ortega

Otra forma de pensar en el científico

Si te digo que pienses en algún nombre de un científico importante de los últimos años, un referente mundial, con grandes aportaciones para la ciencia moderna, muchos de nosotros coincidiríamos posiblemente en nombrar a Stephen Hawking, de la misma manera que si pides un nombre de una mujer científica suele ser recurrente nombrar a Marie Curie. Puedes hacer la prueba entre tus amistades.

Además, hay un acuerdo unánime en que sus estudios y teorías son resultado de una mente brillante y por eso ha dejado a disposición de todos nosotros conferencias memorables, algunas vistas millones de veces en canales de divulgación como YouTube pese a su contenido eminentemente científico.

Conociendo su producción científica y sus aportaciones, si a cualquiera de nosotros nos hubieran preguntado si nos hubiera gustado colaborar en alguno de sus estudios, muchos científicos de cualquier parte del mundo no lo hubieran dudado en ningún momento, la respuesta es sí, naturalmente.

Y entonces, si todos estamos de acuerdo, ¿qué más podemos destacar de su persona, además de su faceta científica que ya está reconocida? ¿Por qué pararnos entonces en este momento a hablar de una persona como este científico?

Cuando centramos nuestro discurso de esta manera se nos olvida, un poco, que la enfermedad degenerativa que padecía le llevó a estar gran parte de su vida en una silla de ruedas y tener una considerable dependencia de otras personas para muchas de sus actividades.

Pero vamos a tratar de cambiar nuestro punto de vista, olvidándonos de todo lo que sabemos en estos momentos.

Imagínate que estás pensando en ser tú el que buscas un colaborador en alguno de tus proyectos científicos o sencillamente quieres contratar a una persona para que te ayude en un trabajo y se te presenta a la entrevista Stephen Hawking con su silla de ruedas y un comunicador vocálico para hablar contigo.

Te voy a formular la pregunta directamente:

¿Contratarías a Stephen Hawking?

Y también la cuestión sería, si podemos pensar en contratarle a él, ¿por qué no van a tener otras muchas personas esa misma oportunidad, en el mundo laboral, para poder demostrar todo lo que son capaces de lograr, aunque hasta ahora no lo haya podido hacer? Lo que está claro en este momento es que, si estás pensando en que es necesario adaptar muchas cosas para un nuevo puesto de trabajo, te diré, por ejemplo, que se detecta en gran cantidad de empresas europeas y españolas las plantillas están envejeciendo y ya se están haciendo adaptaciones para que esa característica del trabajador no afecte a su desempeño.

¿Y si fuéramos capaces de adaptar los puestos de trabajos a las necesidades de todas y cada una de las personas con discapacidad, de la misma manera que lo estamos haciendo para seguir potenciando las capacidades de esos trabajadores y así no perder su antigüedad y su experiencia en el puesto de trabajo?

Mientras pensamos en la respuesta, para conseguir un futuro mejor entre todos, te quiero dejar con una imagen que también cambie tu visión sobre el Stephen Hawking en el que piensa la mayoría de la gente; para que, volviendo al principio, cuando cierres los ojos, y pienses en Stephen Hawking, tengas un nuevo recuerdo suyo.

Aquí además de su sonrisa nos podemos quedar con la imagen de un científico capaz de demostrarnos que en estado de ingravidez no es necesaria su silla de ruedas.

Piensa en lo relativo de las limitaciones y fijémonos más en aquellas cosas en las que tenemos otro tipo de capacidades, sobre todo teniendo las inteligencias-múltiples que cualquiera de nosotros puede potenciar.

Espero que a partir de ahora pienses en esta imagen que te recuerde a un Stephen Hawking riendo y olvides la discapacidad física que antes veíamos. Y de la misma manera, cuando veamos a cualquier persona pensemos en todas las cosas que pueden hacer y no solamente en sus limitaciones.

Referencias:

Océano

«Dicen que antes de entrar en el mar, el río tiembla de miedo.

Mira para atrás todo el camino recorrido, las cumbres, las montañas, el largo y sinuoso camino abierto a través de selvas y poblados, y ve frente de sí un océano tan grande, que entrar en él solo puede significar desaparecer para siempre.

Pero no hay otra manera, el río no puede volver.

Nadie puede volver.

Volver atrás es imposible en la existencia.

El río necesita aceptar su naturaleza y entrar en el océano.

Solamente entrando en el océano se diluirá el miedo, porque solo entonces sabrá el río que no se trata de desaparecer en el océano, sino en convertirse en océano.»

Khalil Gibran

volver

Volver

Síndrome de la cabaña

confinamiento voluntario

Ítaca

Cuando emprendas tu viaje a Ítaca
pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.
No temas a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al colérico Poseidón,
seres tales jamás hallarás en tu camino,
si tu pensar es elevado, si selecta
es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.
Ni a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al salvaje Poseidón encontrarás,
si no los llevas dentro de tu alma,
si no los yergue tu alma ante ti.

Pide que el camino sea largo.
Que muchas sean las mañanas de verano
en que llegues -¡con qué placer y alegría!-
a puertos nunca vistos antes.
Detente en los emporios de Fenicia
y hazte con hermosas mercancías,
nácar y coral, ámbar y ébano
y toda suerte de perfumes sensuales,
cuantos más abundantes perfumes sensuales puedas.
Ve a muchas ciudades egipcias
a aprender, a aprender de sus sabios.

Ten siempre a Ítaca en tu mente.
Llegar allí es tu destino.
Mas no apresures nunca el viaje.
Mejor que dure muchos años
y atracar, viejo ya, en la isla,
enriquecido de cuanto ganaste en el camino
sin aguantar a que Ítaca te enriquezca.

Ítaca te brindó tan hermoso viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino.
Pero no tiene ya nada que darte.

Aunque la halles pobre, Ítaca no te ha engañado.
Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,
entenderás ya qué significan las Ítacas.