Ocio

BOSWELL: Cuando no hacemos nada, nos aburrimos.
JOHNSON: Eso sucede, señor, porque como los demás están ocupados, nos falta la compañía; si ninguno hiciera nada, no nos aburriríamos; nos divertiríamos los unos a los otros.
En esos tiempos en que todos estamos obligados bajo pena de lesa respetabilidad a entrar en alguna profesión lucrativa y a trabajar en ella con entusiasmo, un grito del partido opuesto, el de los que se contentan con tener lo suficiente, con mirar a su alrededor y gozar mientras tanto, puede sonar un poco a bravata o fanfarronería. Sin embargo no debería ser así.

Apología del ocio de Robert Louis Stevenson
Conocido como Robert L. Stevenson o R. L. Stevenson, Robert Louis Balfour Stevenson (Edimburgo, Escocia, 13 de noviembre de 1850-Vailima, cerca de Apia, Samoa, 3 de diciembre de 1894)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.