Reír, amar, brillar

Cuando nací en este mundo, solo sabía amar,
reír e irradiar mi luz intensamente.

Luego, a medida que crecía, me decían una y otra vez para, deja de reir:
«Tómate la vida en serio si quieres avanzar en este mundo».

Entonces dejé de reír.

Entonces me dijeron: «Ten cuidado a quién amas si no quieres que se te rompa el corazón. «
Entonces dejé de amar.

Entonces me dijeron:
«No brilles tanto porque llamas la atención sobre ti .»

Entonces dejé de brillar.

Y me hice pequeña.
Me marchite.
Y morí,
para aprender después de la muerte,
que todo lo que importa en la vida,
¡es amar, reír e irradiar tu luz intensamente!

Anita Moorjani

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.