Sin palabras

Lo veo y no lo creo. Como sociedad, observo que no somos conscientes de la trascendencia de lo que estamos viviendo, en todos los sentidos, en este momento.

No escuchamos.

La estupidez humana no tiene límites …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *